Viatores del Perú – Chaski’ 205 – San Viator

NUESTRA VISITA A COLLIQUE

Testimonio de una estudiante del Colegio Bourget de Rigaud (Canadá)

Tuve la oportunidad de conocer a varios jóvenes durante mi estancia, incluida Isabel, una niña huérfana de 13 años. Pasamos el día juntas jugando, haciendo un polo teñido y visitando su orfanato. Es una locura cómo, en poco tiempo, se puede crear un enlace. Antes de irme le entregue a Isabel algunos regalos que habíamos traído.

Cuando vio la cuerda para saltar y el disco, sus ojos se abrieron tanto y las lágrimas llegaron a sus ojos. Antes de irnos, me dio un gran abrazo para agradecerme, ya que era todo lo que podía ofrecer y era el regalo más hermoso y el de más sentimiento que he recibido. Es normal no entender lo que sentí. Nadie puede entenderlo sin vivirlo. Mientras nos abrazábamos, ambas lloramos y tuvimos una partida desgarradora. No podía creer que estaba dejando a esta chica en esta situación sin poder cambiar el futuro. Algunas cosas son tan injustas en la vida…

En casa, tengo una familia que está ahí para mí, que me apoya y me ayuda en mis proyectos. Desafortunadamente, todos los jóvenes del orfanato están allí debido a un pasado  duro con  sus  padres: violencia, prostitución u otros problemas.

Estos niños ya se van con “limitación” sin haber tomado una decisión ni han tenido la oportunidad de expresar su opinión. No eligieron nacer en esta familia y someterse a estos gestos o terminar en el orfanato.

No sé si algún día volveré a ver a esta pequeña niña, si ella dejará esta situación y qué. La vida está reservada para ella, pero esta joven me ha marcado de una manera tan especial y espero haber podido traerle un poco de alegría por lo que vive. Isabel nunca me pidió la marca de la cuerda para saltar o el precio del disco.

Para ella no importa, porque ella simplemente no tiene nada. Cada gesto simple que le pedimos era tan importante para ella. ¿Por qué no somos más capaces de reconocer gestos banales simples? Solo te pido que te des cuenta de la suerte que tienes de vivir aquí y que te des cuenta de que algunas personas en el mundo harían cualquier cosa por obtener solo una cuarta parte de lo que tenemos.

Todo comienza con el pequeño gesto de cada uno. Todos podemos comenzar reduciendo nuestro consumo de agua y plástico, pasando tiempo solo con personas… Todas estas pequeñas cosas que no cuestan nada, toman poco tiempo y ayudan a las personas que las necesitan. Estos pequeños gestos no los ayudarán automáticamente, pero usted ayudará a nuestro planeta donde todos vivimos. Por lo tanto, había dicho que iba a ser largo, pero ten en cuenta la suerte que tienes y, en lugar de jactarte, ayuda a los demás.

Julianne Fortin – Estudiante de 4º de Secundaria del Colegio Bourget – Cánada
Descargar
Esta entrada fue publicada en Collique, Comunidad Viatoriana, Saint Viateur, San Viator y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.