Cooperantes en San Viator de Yungay (Ancash)

Juventud Cooperante Vasca – SERSO San Viator

Desde el año 2007 San Viator de Yungay va acogiendo a jóvenes vascos participantes del programa Juventud Cooperante Vasca. Esta colaboración es debida a la estrecha relación existente entre San Viator de Yungay y SERSO San Viator.

Desde estas líneas queremos agradecer a la asociación ‘Viator Yachatsikuqkuna Ayllukashqa‘ y a las y los cooperantes que habéis tomado parte este año 2022 (Ibon Errotagaña, Irati Goiria, Olatz Martínez de Ibarreta, Josu Camino, Naiara Nájera eta Sofía de la Serna), así como por la producción del vídeo que presentamos a continuación.

Publicado en Perú, Radio San Viator, San Viator, SERSO San Viator, Yungay | Etiquetado , | Deja un comentario

Cooperantes en Collique (Comas-Lima-Perú)

Juventud Cooperante Vasca – SERSO San Viator

Bi hilabete daramatzagu Perun, eta konturatu gara gizartea polarizatuta dagoela, baina gu egoera horietako toki txiki baten lekuko baino ez gara izan.

Colliqueko (experientzia bizitzea tokatu jakun auzoa) lehen asteetako kultura-talka oso harrigarria izan zen, zaratak, hautsak eta atmosferak besteak beste, etengabe gogorarazten baitziguten etxetik kanpo geundela.

Ikastetxeetan egin beharreko lanari dagokionez, esan daiteke egokitzapen-prozesua gogorra izan zela, herrialdearen erritmoa eta gurea desberdinak baitira. Baina ikasleen harrera maitakorrak indartu egin gintuen gure onena emateko, eta, azkenean, egokitu eta etxean bezala sentitzera iritsi gara.

Colliqueko gizartearekin izan dugun hartu-emanean, konturatu gara, aurpegiko isladek argi uzten dute lehentasuna eguneroko biziraupena dela, eta bizitza gozatzea bigarren mailan gelditzen dela.

Peruko mendi, oihan eta kostaldera bidaiatzeko aukera izateak herrialde honek duen aberastasun natural eta kulturalaz ohartarazi gaitu, baina baita Peruko gizarteari iritsi bekarko beharko litzaizkiokeen baliabide ekonomiko eta sozialen gabeziez ere.

Hilabete hauetan bizitakoa idazten jarrai genezake, baina hain da errealitate konplexua, non egoera ezin da guztiz ulertu, esperientzia bertan bizi arte.

Son ya dos meses los que llevamos en el Perú y nos hemos dado cuenta de que la sociedad está polarizada, pero nosotras solamente hemos sido testigos de una parte de ese amplio espectro.

El choque cultural de las primeras semanas en Collique (lugar al que nos destinaron) fue muy impactante, ya que el ruido, el polvo y la atmósfera nos hacía constantemente recordar que estábamos en un lugar ajeno.

Respecto al trabajo a realizar en los colegios, se podría decir que el proceso de adaptación fue duro ya que el ritmo del país es diferente al nuestro. Pero la acogida cariñosa del alumnado nos hizo motivarnos para dar lo mejor de nosotras y al final llegar a adaptarnos y sentirnos como en casa.

En el contacto que hemos tenido con la sociedad de Collique, nos hemos dado cuenta que sus caras reflejan que la prioridad es la supervivencia diaria y que el disfrute queda en segundo plano.

El hecho de haber tenido oportunidad de viajar tanto a la sierra, selva y costa del Perú, nos ha hechos darnos cuenta de la riqueza tanto natural y cultural que tiene este país, pero también de las carencias de los aspectos económicos y sociales que deberían retribuirse a la sociedad peruana.

Podríamos seguir escribiendo líneas pero no se puede entender lo que es esto de verdad; es una realidad tan compleja que solo se puede comprender viviendo esta experiencia in situ.

Amaia Ereño/Itxasne Agirre/Olatz Betanzos/Ylenia Alonso
Publicado en Collique, Perú, San Viator, SERSO San Viator | Etiquetado | Deja un comentario

Leire Guridi, cooperante en Jutiapa, 5

Barreras

Hablamos el mismo idioma, pero no siempre nos entendemos. La comunicación a veces resulta complicada, aparecen barreras y muros que impiden que nos entendamos constantemente. La cultura a veces juega una mala pasada pues los choques culturales tienden a hacerse más presentes de lo que nos gustaría y aunque a veces ponemos todo nuestro empeño en entender al otro, las barreras son tan grandes que no logramos entendernos. Comunicar es fundamental para convivir, comunicar cómo me siento, qué necesito, qué haremos hoy… Sin embargo, cuando esa comunicación se ve influida por diversos factores que escapan de nuestro control, la frustración aumenta y es capaz de levantar más muros.

Por eso repito, el idioma es el mismo; la gramática, las estructuras lingüísticas son las mismas, pero la buena comunicación va más allá de elementos comunes como puede ser la construcción de oraciones. Emplear la interpretación no siempre trae buenos resultados, al fin y al cabo la interpretación es mía, y tú no tienes por qué responsabilizarte de ella, yo tampoco pediría nunca que lo hicieras. A veces las palabras nos están diciendo algo pero el lenguaje no verbal juega en contra de aquello que escuchamos, lo que entra por nuestros oídos y llega a nuestro razonamiento, no acostumbro a tal gesto ¿Qué querrá decir? No siempre es fácil para mí llegar a entender lo que está sucediendo, seguir la conversación sin perderme, descifrar qué quieres decir. Me entran dudas de si la invitación es seria o simplemente compromiso, si se capta la ironía en mis palabras, si tus bromas son las mismas que las mías, si nuestras caras reflejan el mismo sentimiento aunque las muecas no sean idénticas, no lo sé…

¿Y si en vez de tratar de descifrar simplemente me dejara llevar? Las barreras comunicativas existen a diario, más cuando diferentes culturas se encuentran de frente y comienzan a formarse vínculos y a conocer lo tuyo y lo mío, lo nuestro. Por qué darle tantas vueltas al si estaré entendiendo bien lo que me están queriendo decir, no será mejor adentrarse en este mundo tan diferente y comenzar a empaparse de todo lo que hay aquí, tratar siempre de evitar choques provoca no querer desviar la mirada ni un segundo del camino, en vez de admirar el bello paisaje que hay a los lados. Estar en primera línea implica fallar, equivocarse, malentender y replantear todo lo que hasta el momento creíamos, ¿pero no es por eso que estamos aquí? Para vivir lo que tenemos delante y lo que constantemente nos están ofreciendo, para tratar de no rechazar cosas que de normal rechazarías simplemente por los aprendizajes previos que llevas en la espalda. ¡No pienses tanto! ¡Actúa! Existen cantidad de personas que en cuanto te tambalees y flaquees estarán ahí para encaminarte nuevamente por la ruta que sigue al aprendizaje y al contacto directo con todo lo que se presenta ante ti. 

Publicado en Jutiapa (Honduras), San Viator, SERSO Honduras, SERSO San Viator | Etiquetado | Deja un comentario

Irati Sánchez de Arévalo, cooperante en Jutiapa, 3

Honduras: natura, naturaleza

Honduras Euskal Herria bezalakoa da, gune berde ugari ditu, mota ezberdinetako zuhaitzak, izugarrizko hondartza politak eta Euskal Herrian gisa egiten du euria. Beno, Euskal Herrian bezala ez. Sekulako tximistak eta trumoiak daude, zein polita den, eta ordu erdian han egun osoan adina euri egiten du. ´

Ezin gezurrik esan, etxean bezela sentitzen naiz hemen. Ibai ugari daude eta gauero-gauero izarrak ikusten dira, hemen farolarik ez dagoelako. Hemengo etxeak gureetatik oso ezberdinak dira. Pisu bakarra dute eta guztiek dute larre bat edo soro bat inguruan, animaliekin: oiloak, txerriak, txakurrak… naturarekin izugarrizko kontaktua dute eta horrek asko harritu nau. Han, leihoetatik begiratu eta pareko etxea ikusten da, zorte pixka batekin mendi bat urrutira edo itsasoa. Hemen leihotik begiratu eta zuhaitzak ikusten dira, baratzeak. Eskolan adibidez, zuhaitzak zaintzearen eta izatearen garrantzia azpimarratzen duten kartel ugari daude. Zoriontasuna hori ez ote den galdetzen diot nere buruari.

Badakizue Jutiapan ilargia izugarri polita dela? Oso berezia da gauetan zerura begiratzea. Ez dut ilargiaren argazkirik atera, baina argazkia nire buruan gordeta daukat. Azken finean, begiak dira kamararik onena. Kaletxakurrak dira herriaren zaindari, eta gauetan jende oso gutxi ibiltzen da kaletik. Horrek are bereziagoa egiten du guztia. Egia esan, oso-oso txiki sentitzen zara eta naturaren indarraz ohartzen zara, bere handitasunaz. Orduan konturatzen zara askotan presaren gizartean ez dugula astirik hartzen dohainik diren detaile txikiez gozatzeko: ilunabarra, egunsentia, izarrak… Atzo gauean nire bizitzan ikusi dudan ilunabarrik politena ikusi nuen hondartza basati batean zerbezatxo batekin. Inork galdetuko izan balit zein den jaso dudan oparirik onena, zalantzarik gabe horrelako momentuak bizitzeko aukera izatea da. Ba al dago gehiago eskatzerik?

Honduras es como el País Vasco, tiene muchísimo verde y hay todo tipo de árboles, preciosas playas, y llueve como en el País Vasco. Bueno, no como allí. Aquí, truena muy fuerte y los rayos son espectaculares, y cuando llueve, llueve en 10 minutos más que allí en un día.

No puedo mentir, aquí me siento en casa con los abundantes ríos y estrellas que se dejan ver con facilidad ya que no hay farolas ni contaminación lumínica. Las casas de aquí son muy diferentes a las nuestras. Aquí todas son de un solo piso y todas tiene un jardín o una huerta y un establo con animales: gallinas, cerdos, perros… tienen un contacto muy estrecho con la naturaleza, un hecho que me asombra. Allí, cuando miramos por la ventana solo vemos un bloque de casas, y los más afortunados un trozo de mar o montaña. Aquí, cuando miras por la ventana ves naturaleza. En la escuela por ejemplo, hay muchísimos carteles con frases como: “aquel que planta un árbol, planta una esperanza” etc. Viendo esto, me pregunto si esto no es la felicidad.

¿Sabíais que en Jutiapa la luna es preciosa? Por eso, me es muy especial mirar a la luna. No he sacado ninguna foto, pero tengo la imagen bien guardada en mi mente, porque al fin y al cabo la mejor cámara son los ojos, y yo no me quiero perder ni un segundo de esta experiencia. Los perros guardianes cuidan al pueblo donde apenas hay vida por la noche, y eso hace que todo sea más especial. Para ser sincera, te sientes muy muy pequeña en comparación a la naturaleza y es entonces cuando te das cuenta que vivimos en la sociedad de la prisa y que no nos paramos a contemplar los pequeños detalles que nos deja la naturaleza: los atardeceres, los amaneceres, las estrellas… Ayer por la noche vi el atardecer más bonito de mi vida en una playa salvaje con una cervecita. Si alguien me preguntara cuál es mejor regalo que he recibido, sin duda, es el poder vivir estos momentos. ¿Se puede pedir más?

Irati Sánchez de Arévalo, Juventud Cooperante Vasca – SERSO San Viator
Publicado en Jutiapa (Honduras), SERSO San Viator | Etiquetado | Deja un comentario

Leire Guridi, cooperante en Jutiapa, 4

Un día para el recuerdo

Fuimos a visitar la que será la futura microcuenca de la comunidad de Piedras Amarillas, es decir, la estructura y proyecto que dará agua a muchas familias. Fuimos mis compañeros, el topógrafo y yo, pero también estábamos acompañados (aunque a lo mejor los que acompañábamos éramos nosotros) por un gran número de personas de la propia comunidad que también conforman la junta de agua.

Pues bien, escribo esto porque además de que hacerlo siempre es una buena forma de hacerme presente aquí, porque no puedo permitir que el día de hoy caiga en el olvido ya que ha sido un día muy bonito, lleno de experiencias y aprendizajes. Mi bolígrafo no es capaz de trazar palabras suficientes para describir lo que ha significado el día de hoy. Si me preguntaran, lo podría resumir en una caminata muy larga pasada por agua de más de 11 horas caminando, saltando entre rocas, esquivando maleza y decidiendo por dónde pasarán los tubos de la futura estructura. Pero no ha sido solo eso, ha significado muchísimo más. Despersonalizo y veo personas en medio de la selva, atravesando un río caudaloso mientras se van abriendo camino en el momento, mientras intentan avanzar para continuar con el trabajo. Veo un grupo subiendo y bajando por la montaña mientras se debate sobre el proyecto, mientras se comparte tiempo y esfuerzo. Veo a una persona en un contexto completamente nuevo para ella con gente desconocida hasta el momento pero que le hacen sentir cómoda y segura.

Pero todo lo anterior no es del todo verdad, pues cómo voy a despersonalizar un momento que estoy sintiendo tan profundamente y con una consciencia tan grande. Menuda aventura, me tiembla el cuerpo solo de recordar lo que acabo de vivir, cómo me he zambullido en el río sin pensarlo dos veces, cómo he subido la montaña, descendido por tierra mojada y atravesado tal vegetación. A lo mejor para el resto ha podido significar un día más en su trabajo, en su hogar, pero para mí ha significado un momento único. Nos hemos arañado las piernas, agarrado garrapatas, hemos estado con la ropa mojada más de medio día y todo ha merecido la pena para vivir tal experiencia. El día de hoy me ha permitido sentirme parte de algo, formo parte de algo más que de mí misma.

He podido introducirme en una comunidad, comer arroz con pollo en mitad de la montaña y beber un café extremadamente caliente, agarrarme del bastón de un nuevo compañero para descender una pendiente de una forma más segura, cruzar miradas llenas de complicidad y andar en caballo por unos paisajes inimaginables. Me siento agradecida con la presencia de todas las personas que estaban hoy, que me han tendido la mano para saltar hasta la siguiente piedra, y es que esa mano tendida significaba mucho más que un gesto físico para no caer al río.

Llegó la bajada y nos pilló la lluvia, resguardados en un establo, todos en silencio, un silencio bien ruidoso por el impacto de las gotas de lluvia contra la chapa y una tormenta tan fuerte que parecía que el cielo se iba a caer. Un cansancio infinito y pesado después de tantas horas, pero un momento especial que también se comparte, como todo lo demás. Unos comentarios que nos recuerdan por todo lo que pasamos hoy, anécdotas que se quedarán siempre en nosotros, y es que ya no somos «yo», pasamos de ese «yo» para acercamos al «nos», al grupo, al compañerismo, a la fila de personas que avanzaban por la montaña. El pronombre nosotros cobra mayor sentido ahora.

Por fin llegamos a la comunidad, con ganas de llegar a casa, darnos una ducha y poder acostarnos. Llegamos más de 11 horas después de haber comenzado la travesía, y una de las personas de la comunidad nos invitó a cenar. Tres cuerpos fríos, mojados y cansados cenando en el patio de una casa mientras la lluvia no da tregua y se va haciendo de noche, tres personas con hambre y que comparten un momento especial después de un día duro de trabajo pero con el corazón lleno. Y así es cómo finaliza un bonito día, en compañía de las mismas personas con las que comenzó la experiencia, las mismas personas pero con cara de cansados ahora, con la ropa mojada y con un montón de historias que contar y trabajo con el que seguir.

El día ya puede terminarse por horario, pero este día jamás termina dentro de mí. El día ha terminado, un día que empezó muy temprano, un día largo lleno de sensaciones, pero yo no puedo parar de revivirlo en mi cabeza una y otra vez. No puedo esperar a llevar conmigo esta experiencia en mi nueva mochila, esa de la que bien hablaba al principio, la que iba llena de incertidumbre. Ese peso ya se disipó, ahora está vacía y preparada para cargarla de cosas importantes y esta lo es, esta experiencia va directa a la mochila, y pesa también, pero es un peso satisfactorio, uno de esos pesos que te hacen aterrizar y poner los pies en el suelo, que te recuerdan dónde estás, a qué has venido, qué es lo que importa de verdad, que te recuerda la verdadera esencia de lo que es comunidad.

Leire Guridi, Juventud Cooperante Vasca – SERSO San Viator
Publicado en Jutiapa (Honduras), San Viator, SERSO Honduras, SERSO San Viator | Etiquetado | Deja un comentario