Brindo por ti, Anjel

Brindo por ti, Anjel,
por haberte encontrado,
por haber vivido, disfrutado y celebrado contigo,
por nuestros encuentros y nuestras desaveniencias,
por haber llorado en el silencio,
y por haber orado la vida.
Brindo por ti, Anjel,
por todos a los que has escuchado,
y alumbrado el camino,
por los que se han sentido acompañados
y queridos.
Brindo por ti, Anjel,
por hacerte cercano,
por haber olvidado el reloj,
por mezclar horas de la noche y el despertar del día,
por reflejar en tus ojos un atisbo del amor de nuestro Dios Madre.
Brindo por ti, Anjel,
por haberte despedido como has vivido,
que la vida es corta,
y hasta el último momento.
Brindo por ti, Anjel,
por haber sabido mirar a la muerte a los ojos,
que la muerte no es tan cruel si alguien te espera,
aunque ese alguien siempre esté con nosotros
y no sepamos descubrirlo.
Brindo por ti, Anjel,
por haberte encontrado ya con el Amor
de quien has sido testigo.

Esta entrada fue publicada en Anjelmaria Ipiña, Comunidad Viatoriana. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.