Louis Querbes y la Catequesis

La mirada de un visionario

De hecho, debería haberse titulado: Louis Querbes y el catecismo, porque en su época no hablamos de catequesis ni de procesos de encuentro y de apropiación que ello sugiere.

Sin embargo, muy adelantado a su tiempo, había sentido la necesidad de un contacto directo con la Palabra de Dios. Hará lo mismo con la liturgia.

No es de extrañar, pues, que dé a los religiosos de la comunidad que fundó en 1831 el título de “Clérigos Parroquiales o Catequistas de de Saint-Viateur”.

Un poco de historia

Es necesario un desvío a través de Vourles, una modesta comuna de Francia ubicada a pocos kilómetros al suroeste de Lyon.

Desde 1822, un sacerdote llamado Louis Querbes ha tenido la responsabilidad pastoral. Nació en Lyon en 1793 en medio del Terror revolucionario.

Regresó la calma, asistió a la escuela clerical en la parroquia de Saint-Nizier. Entonces se abre el camino hacia el sacerdocio. Fue ordenado sacerdote el 17 de diciembre de 1816. Entre sus compañeros se encuentran algunos que se llaman: Marcelino Champagnat, Louis Collin y… Jean-Marie Vianney.

Los encontramos en una Francia que lucha por recuperarse de la Revolución. Una Francia nuevamente arruinada por la derrota y las guerras napoleónicas. La monarquía está tratando de recuperar su reputación y la Iglesia de Francia de reconstruirse.

Aunque se preveía una carrera prometedora para Louis Querbes, solo conocerá una parroquia, la de Vourles, donde murió en 1859.

Es preciso saber que con los años, el cura Querbes se ha convertirá en padre Querbes, porque además de párroco él es superior de una congregación religiosa que fundó en 1831. Son los Clérigos de Saint-Viateur. Párroco y fundador, todo lo necesario para que el Papa Francisco lo declare venerable el 3 de octubre de 2019.

Reconstrucción

Paroisse de Vourles

En 1822 había que hacer de todo. Si la iglesia del pueblo se deteriora, todavía hay muchas más heridas que curar.

En Vourles, hay ciudadanos que en el momento álgido del tumulto lucieron con orgullo la escarapela tricolor e incluso recibieron un certificado de buena ciudadanía que garantizaba los verdaderos sentimientos de los ‘sin bragas’.

A los revolucionarios se les llamaba así, burlonamente, porque venían del pueblo y no llevaban calzones ni medias de seda, sino pantalones toscos.

Se necesitará habilidad. Afortunadamente a Querbes no le falta. Como sus compañeros de los municipios vecinos, se enfrenta al reto de tener que reorganizar la vida parroquial.

La educación cristiana de los más jóvenes, incluso su simple escolarización, así como la recristianización de los adultos son necesidades urgentes.

Una solución original

Para responder, invertirá en dos áreas, la de la catequesis a través de la enseñanza y la de la liturgia a través del culto. Ésta será su originalidad.

Sabe, sin embargo, que no puede hacerlo solo. En la oración madura la idea de unir compañeros.

Los colaboradores que sueña con reunir en asociación serán ciertamente “maestros”, pero ante todo lectores-maestros-catequistas y también acólitos-sacristanes-cantores en la Iglesia, que velarán por el buen orden de las celebraciones. Esto es innovador, por decir lo menos.

De hecho Querbes se inspira en una recomendación del Concilio de Trento que propone la restauración de las órdenes menores para permitir que los laicos cumplan funciones clericales como la de catequizar. Pero, irónicamente, el clericalismo sacará lo mejor de su proyecto social. Sus compañeros serán religiosos. Adiós lectores y acólitos, ministros laicos ordenados, aunque cumplirán con la función.

El nombre de Viator

Saint Viateur, St. Viator
San Viator

No importa, si Querbes tiene que renunciar al proyecto inicial, su intuición permanece. El patrón y el modelo que ofrece a sus religiosos dan testimonio de ello. Conserva la figura de un joven Lyonnais del siglo IV con el nombre de Viateur.

Con su obispo San Justo, cumple la función de ministro ordenado; es lector, es decir, guarda los libros sagrados, los lee y explica su contenido.

Viateur es un catequista asociado a la liturgia. Fiel a su obispo, lo acompaña al desierto cuando este se ve obligado a exiliarse por motivos políticos. Sus religiosos serán Viatores.

Una espiritualidad innovadora

Originalmente, los compañeros del Padre Louis Querbes, el fundador, llevaban el título oficial de Clérigos Parroquiales o Catequistas de Saint-Viateur. Si el nombre es un poco pomposo, ya circunscribe la aventura viatoriana: la escuela y la parroquia. Los viatorianos serán educadores, con los pies firmemente anclados en la realidad escolar y eclesial.

Querbes es un hombre de campo. Aquí es donde se teje la espiritualidad que es suya y que será la de su familia. Como él mismo escribe, defiende la práctica de las virtudes ordinarias en dos campos particulares: la catequesis y la liturgia, lo que él llama la enseñanza de la doctrina cristiana y el servicio del santo altar. Es llevado por intuiciones que encuentran una actualidad asombrosa en la actualidad.

La Palabra

Sin ser un exégeta profesional, la relación que mantiene con las Escrituras, la del ‘lector’, es decisiva. Esta relación es doble. Si un lector lee primero para sí mismo, también está llamado a leer para otros, a anunciar, a proclamar.

Desde el principio, el padre Querbes puso a sus religiosos en contacto directo con la Palabra de Dios y en su totalidad. Como parte de los ejercicios diarios, todos deben leer la Biblia en francés. Junto con el gran catecismo de la época, el del Concilio de Trento, se lee íntegramente a lo largo de un año. Recordando las prohibiciones que atañen a su frecuencia, es decir de la revolución.

Sus religiosos son catequistas, como se decía en ese momento. Necesitan estar nutridos y ser competentes. Leen todos los días lo que tienen que anunciar. Pasajes de Imitación de Jesucristo completan el ejercicio.

Concretamente, el Padre Querbes crea para sus religiosos un oficio particular al que llama Leyenda, del latín ‘legenda’, “para leer”, que procura distribuir esta abundante materia a lo largo del año litúrgico.

La Liturgia

El padre Querbes tampoco es un especialista en liturgia. Estaba pasado de moda. En el siglo XIX, la palabra solo designa los títulos del misal. Lo que conviene recordar, como en el caso de las Escrituras, es su relación con la liturgia, con el culto, diría él. Sabe que una hermosa ceremonia es un fundamento importante de la espiritualidad cristiana.

De joven asistió a una escuela de coro, la de la escuela clerical de Saint-Nizier, por lo que cantó en la iglesia. Conocía especialmente las grandes liturgias del rito de Lyon con sus coreografías y sus concelebraciones.

https://viateurs.ca/louis-querbes-visionnaire-catechese/

Jacques Houle, csv

Esta entrada fue publicada en Clérigos de San Viator, Clercs de Saint Viateur, Communauté Viatorienne, Comunidad Viatoriana, Luis Querbes, Saint Viateur, San Viator, Viateurs, Viatores, Vourles. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .