Josemari Legarreta 2014-09

AITA-PADRE QUERBES

Juan Luis José María Querbes

Mira que también entonces, y en una familia humilde, se estilaba poner una lista de nombres a los niños. Ese fue nuestro (santo) Fundador. Sí, al que Dios le encendió una luz en su cabeza, pero sobre todo, en su corazón. En sus cartas firmaba “Luis Querbes”, pero en los documentos más importantes, empleaba los cuatro nombres.

querbes 09Recuerdo que hubo una época en la que en nuestra Provincia de España nos dijimos que el nombre de San Viator no sonaba tanto en nuestro colegios: Colegio San José de Vitoria-Gasteiz, de Basauri y de Arrasate, Colegio el Pilar de Elgóibar, Colegio de Fátima en Madrid, Colegio Santiago Apóstol en Hospitalet… Y nos dijimos que había que poner el nombre de San Viator en futuros colegios… Y así vinieron los San Viator en Vitoria-Gasteiz, Valladolid, Madrid,  Huesca, (hubo en Arrasate), Sopuerta…

¿Y Luis Querbes? ¿Olvidado? No, pero sí poco nombrado. A él lo eligió Dios para que naciéramos los de San Viator. En este mes de septiembre, lo hemos tenido bien presente. Empezamos el mes con su recuerdo. El 1 de septiembre murió nuestro P. Fundador. Esa es su fecha. Cuando suba a los altares, se estrenará septiembre con la oración a Dios a través de San Luis Querbes. En la foto se recoge su tumba en el cementerio de Vourles. Permaneció en ese puesto durante 37 años, hasta su muerte. “Sacerdote de celo, desinterés y caridad admirables”, se escribe en la piedra.

Total que fue un párroco de un pueblo bien pequeño de Francia, no lejos de Lyón. Nació en plena Revolución francesa, (1793), y cuando ya era sacerdote, sintió el abandono escolar y religioso en que estaban los niños. También, como encargado de una parroquia, vivió la soledad del cargo.

¿Podía hacer algo por los niños? Se dijo que sí. Y ahí empezaron sus quince años de papeleos y de visitas. Muchas visitas y cartas a su obispo. Se atreve a ir a París a vérselas con los ministros. Y más atrevimiento, se fue a Roma. Por dentro le ardía una urgencia: los niños no podían seguir tan abandonados. Y no le importaba dejar la vida en el empeño. De hecho, en la Ciudad Eterna, a poco se va a la luz eterna. Lo pasó muy mal.

Volvió a su querida feligresía con buenas noticias y promesas. Las llamadas de tantos párrocos de otras diócesis pidiéndole viatores podrían ser atendidas. Y pocos años más tarde puso en manos de la Providencia, otro atrevimiento, a los hijos que enviaba a Estados Unidos y a Canadá.

En su funeral, un párroco amigo se encargó de la homilía. Al ser su amigo, quizás se pudo pasar en los elogios, pero tenía de oyentes a personas que también le conocieron bien y que hubieran dado el mismo aplauso al difunto. ¿Qué cosas dijo? Que el Padre Luis era amigo de la ciencia, de memoria prodigiosa, amable, alegre espiritual, franco, punzante en sus juicios, de corazón sensible y cariñoso, tenía muchos amigos en el clero y estos no le fallaron…

Alguno me puede decir: “¿Qué vas a decir tú de tu Fundador? Lo tienes que poner en los altares, ¡claro!”  Eso quisiera, que estuviera ya en los altares. Me fio mucho de religiosos viatores que han estudiado a fondo la vida del P. Luis Querbes y que están dejando mucho sudor en su estudio y defensa. Cuando estuve en Roma, tres años escasos, me leí casi todas las cartas que recibió y conservó nuestro Fundador. Y ahí admiré su corazón noble y bueno. Cómo aquellos hermanos, que vivían en la dispersión y en la pobreza, se abrían a su Padre y confiaban en él.

El P. Querbes nos dejó como modelo y patrono a San Viator, (en el mes de octubre celebramos su fiesta). Y también nos señaló las virtudes “caseras”, ordinarias, en las que deberíamos especializarnos sus hijos: fe viva y fundamentada, ardor apostólico, vida humilde, amor al silencio y al trabajo…

¿Y todavía no es ni beato ni santo? José Antonio Lezama, viator basauritarra, se ha pasado 33 años en Roma, encargado de promover la “causa del Fundador”, con innumerables visitas a las oficinas del vaticano, muchas veces nos ha dicho que el P Querbes no gana nada en que le suban oficialmente a los altares, somos nosotros los que tenemos que tener este deseo muy dentro de nosotros.

De este querido País

+ Estamos a dos semanas de las elecciones. El domingo, 5 de octubre se eligen alcaldes para los municipios, y presidentes para las Regiones. El otro día oía a uno que hacía esta reflexión: “Son inmorales todas estas campañas. Los candidatos presentan e insisten en lo que van a dar: promesas y promesas. Nadie habla de un estilo de gobierno, de unos valores con los que se comprometen”.

+ Otro título de prensa: “A 26 días de las elecciones, 215 candidatos han sido objeto de atentados”. Más títulos: “Destituyen a 21 oficiales y policías que ayudaban a cabecillas de narcos…”

+ Una página de diario publica fotos y nombres de candidatos deudores que aspiran a ser autoridades. Uno que aspira a ser alcalde de Chiclayo, capital de Lambayeque, tiene una deuda de 306 mil soles.

+ De esta región, Lambayeque, registran deudas más del 90% de los candidatos, pero el ser deudor no constituye delito ni es prohibido por la Ley Orgánica de Elecciones. También los que están en la cárcel pueden ser candidatos.

+ En la carta anterior, decía cómo hay un muro que llevaba esta inscripción: “Espacio reservado para un candidato honrado”. Ayer vi que habían encalado lo de ”candidato honrado”. ¿Qué nombre aparecerá?

+ Calla la prensa, pero a cinco años de lo que se llama “Baguazo”, terrible enfrentamiento entre ejército y poblaciones indígenas, hay masivas protestas de esta población. Y la causa principal es la contaminación de los ríos y suelos por parte de empresas petroleras. No parece que haya mucho interés por proteger a estos seres humanos. Y hasta algunos se preguntan “¿lo son?”

Acontecimientos recientes

+ Hace unas horas, he visto imágenes de la Eucaristía que el papa ha celebrado en Albania. Muy significativo este viaje de Francisco. Hasta no hace mucho tiempo, en este País, hubo una terrible persecución. Ser católico era inconstitucional, costaba la vida. Muchos mártires. En la foto, el sacerdote, 84 años, tiene nombre propio, Ernest Simoni; fue condenado a muerte; se aplazó su ejecución. En la cárcel, le tentaron para que hablase mal del gobierno. Él lo disculpó. Esto le valió ser indultado de la pena de muerte y castigado a trabajos forzosos durante 28 años. Ahí está con el Papa. Este llora. Hoy el gobierno está formado por una coalición de musulmanes, católicos y cristianos ortodoxos. El Papa “bendice” esta relación interreligiosa.

+ ¿Qué pasa en Irak? Por carta de religiosas dominicas, no están claros los intereses de esta guerra. Lo que sí es terrible es la situación de los miles y miles de refugiados que han perdido todo. Y otros están perdiendo la vida por permanecer fieles a la fe cristiana. No es el tiempo de los mártires romanos. Hay testimonios de 46 mujeres que durante diez días fueron azotadas pretendiendo su “conversión”, hacerse musulmanas. “Todas llorábamos pero rechazamos convertirnos”, dice Khirina, una de ellas. A las casas de los cristianos, les ponen una “n” (¿nazareno?), y tienen que abandonarla, convertirte a la religión de Mahoma o morir…

+ El representante del Papa en la ONU ha denunciado la esclavitud de niños. Unos 250.000 son reclutados y hasta usados como “escudos humanos”. Y hasta 5.7 millones de menores son  víctimas de trabajos, de servidumbre doméstica, de matrimonios forzosos… Esto es mucho más de lo que decía Jesús: “¡ay de aquel que escandalizase a uno de estos pequeñuelos…!”

+ Por dos veces casi he llorado de pena y rabia. Se suicidó una alumna del colegio de las religiosas, con 14 años. Se callan los motivos. La semana pasada trajeron al barrio el cadáver de otra adolescente de 16 años. Son muy pobres en su familia. Y no hay que investigar: “la gente de donde murió la chica es mala y nos pueden pasar cosas peores…” ¿Y la justicia? “Sólo los ricos pueden entrar en ese campo…”

+ Hablando con los alumnos descubres situaciones extremas… Son varios hermanos. Tienen cara de desnutridos. “Mamá trabaja de 6 de la mañana a 7 de la noche” – ¿Y quién hace la comida? – “Yo” (niña de 13 años). ¿Qué preparas? – “Sopa” – ¿Le echarás algo? – “Arroz” – ¿Nada de pollo, carne? – “No, sólo sopa y arroz”.

+ (Un poco de humor). ¡Qué nombres tienen algunos alumnos! Uno es Klejhan Sahec. ¿De dónde viene ese Klejhan? – “No sé” – ¿Y Sahec? – “De mis abuelos. Uno se llama Santos y el otro Héctor”.

+ Hoy mismo se van los tres voluntarios que llegaron a comienzos de julio: María, de Vitoria-Gasteiz; Beatriz, de Arrigorriaga; y Andoni, de Basauri. Todos tenemos mucha pena, pena a dos bandos. Algunos alumnos se les agarran para que no se vayan. Se han entregado del todo y eso encadena. ¡Muchas gracias! Eskerrik asko!

Un abrazo muy fuerte al comienzo del otoño; buena de tinto y txakoli:

Josemari
Cutervo, 22 de septiembre de 2014
Galería | Esta entrada fue publicada en Clérigos de San Viator, Comunidad Viatoriana, Cutervo, Josemari Legarreta, Luis Querbes, San Viator, Viatores, Vourles. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s