COMENTARIO a la PALABRA – Anjelmaria Ipiña

Todas y todos los Santos

Seamos santos. Transparentemos a Dios

“Piensen en una madre soltera que va a la iglesia o a la parroquia, y le dice al secretario: “quiero bautizar a mi hijo”. Y el que le atiende le dice: “no, no se puede porque usted no se ha casado”. Tengamos en cuenta que esa madre tuvo el valor para continuar con un embarazo, y con qué se encuentra, con una. Y así, si seguimos este camino y con esta actitud, no estamos haciendo a la gente, al pueblo de Dios. Jesús creó los siete sacramentos y con este tipo de actitud creamos el octavo: ¡el sacramento de la aduana pastoral! Quien se acerca a la Iglesia debe encontrar puertas abiertas y no fiscales de la fe.
El Papa acaba de decir:
Necesitamos santos sin velo, sin sotana. Necesitamos santos de jeans y zapatillas.
Necesitamos santos que vayan al cine, escuchen música y paseen con sus amigos.
Necesitamos santos que coloquen a Dios en primer lugar y que sobresalgan en la Universidad.
Necesitamos santos que busquen tiempo cada día para rezar y que sepan enamorar en la pureza y castidad, o que consagren su castidad.
Necesitamos santos modernos, santos del siglo XXI con una espiritualidad insertada en nuestro tiempo.
Necesitamos santos comprometidos con los pobres y los necesarios cambios sociales.
Necesitamos santos que vivan en el mundo, se santifiquen en el mundo y que no tengan miedo de vivir en el mundo.
Necesitamos santos que tomen Coca Cola y coman hot-dogs, que sean internautas, que escuchen iPod.
Necesitamos santos que amen la Eucaristía y que no tengan vergüenza de tomar una cerveza o comer pizza el fin de semana con los amigos.
Necesitamos santos a los que les guste el cine, el teatro, la música, la danza, el deporte.
Necesitamos santos sociables, abiertos, normales, amigos, alegres, compañeros.
Necesitamos santos que estén en el mundo y que sepan saborear las cosas puras y buenas del mundo, pero sin ser mundanos.
Esos tenemos que ser nosotros”.
Este es uno de los correos que está circulando estos días por el espacio cibernético. Yo lo recibí de un cura. Nos los pasamos los unos a los otros, como si hubiéramos encontrando un gran tesoro, una Buena Noticia que comunicar. Lo hacemos sin ningún criterio, más que el de reenviar.
La primera parte del mensaje, lo de la chica embarazada, más o menos corresponde, efectivamente, a una homilía del Papa Francisco, pronunciada el 25 de mayo, comentando el texto de Marcos, capítulo 10, en el que se dice eso que no es tan familiar: “dejad que los niños se acerquen a mí” (el sábado pudo experimentar qué significa eso).
La segunda parte del mensaje es uno de esos bulos que circulan con frecuencia por la red. Cuando nos alertan que no sé qué compañía después del verano va a empezar a cobrar el correo electrónico; si es que no reenvías ese mismo correo-aviso a nueve amigos; además te dan la dirección de una página en la que puedes verificar la veracidad de la información. Todo queda en lo que es: un bulo.
Así pasa con este texto atribuido ahora al Papa Francisco. Es un poema de origen desconocido, pero en internet se le puede seguir el rastro. Fue publicado en inglés en la famosa wikipedia el 3 de abril de 2005, al día siguiente de la muerte del hoy beato Juan Pablo II. Según el autor de la entrada, se trataría de una “Carta de Juan Pablo II a los jóvenes”. En su día se le atribuyó este poema a la beata Madre Teresa de Calcuta, incluso al mismo Benedicto XVI. ¿Alguien se imagina a Benedicto XVI diciendo eso?
Porque me pregunto yo, ¿qué tendrá que ver la santidad con ir con sotana o pantalones vaqueros? ¿qué tendrá que ver la santidad con comer perritos calientes o ser vegetariano? ¿qué tendrá que ver la santidad con sobresalir en la Universidad o no tener vergüenza para tomar una cerveza?
Iba ayer al atardecer por las calles de nuestra ciudad pensando en todo esto y tratando de hacer un ejercicio de contemplación. Al ver los rostros maquillados, los disfraces, me preguntaba si la santidad que necesita nuestro mundo no consistirá precisamente en eso: en no maquillar la vida, en no maquillar mensajes, en no maquillar las cuentas, en no maquillar la situación en las que se encuentran las empresas, en no maquillar la debilidad en que nos encontramos las instituciones religiosas,… Me preguntaba si la santidad, ayer como hoy, no consistirá precisamente en eso: en no maquillar, en ser transparente. Eso es lo que han hecho los santos de toda la vida, los canonizados y los anónimos: transparentar el evangelio, transparentar la acción de Dios en su propia vida.
todos los santosA la santidad nos llamaba el Papa Francisco hace un mes, el 2 de octubre, con ocasión de una catequesis sobre el Credo, concretamente sobre ese artículo de nuestra fe en el que confesamos que la Iglesia es Santa. Decía así el Papa:
“No tengamos miedo a ser santos. Todos estamos llamados a la santidad, que no consiste en hacer cosas extraordinarias, sino en dejar que Dios obre en nuestras vidas con su Espíritu, en confiar en su acción que nos lleva a vivir en la caridad, a realizar todo con humildad y alegría, para mayor gloria de Dios y bien del prójimo.
Invito a todos a no olvidar la vocación a la santidad. No se dejen robar la esperanza. Ustedes pueden llegar a ser santos. Vayamos todos por este camino. Vivamos con alegría nuestra fe, dejémonos amar por el Señor”.
Dejemos que Dios obre en nuestras vidas con su Espíritu…para mayor gloria de Dios y bien del prójimo. Seamos santos. Transparentemos a Dios.

Galería | Esta entrada fue publicada en Anjelmaria Ipiña, Comentario a la Palabra dominical. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a COMENTARIO a la PALABRA – Anjelmaria Ipiña

  1. Claudia dijo:

    Excelente reflexión, que DIOS los bendiga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s