Josemari Legarreta 2013-10

DE NUEVO ENTRE EL ILUCÁN Y EL YUNQUE

Sí, en la Sierra

Pasaron muy rápido los días de visita a familiares y amigos. En Loiu, como que no quería romper el cordón. Mi sobrino Jokin se quedaba de un lado del control. También como que quería acompañarme.

Muy lento el abordaje a las pistas de Barajas. Parecía que el avión quería quedarse colgado.

Ya se sabe, nadie hace caso al aviso de no moverse del asiento hasta que se apaguen los motores… Todos tenemos prisa por salir. Yo me quedé tranquilo en mi asiento (cada vez achican más el espacio entre asiento y asiento). Y no me fijaba en los que cogían las maletas. Cuando me levanto a coger la mía, no la encuentro en el estante. ¡Sorpresa! Quedaba un maletín negro mucho mejor que el mío, que pide recambio. Voy donde la azafata. Esperamos que salgan todos los pasajeros. La señorita me dice que coja la maleta que ha quedado. ¡Ni hablar! ¿Cómo localizar en la inmensidad de la Terminal 4S, al pasajero que llevaba maleta confundida? Yo pensaba: vaya sorpresa se va a llevar cuando lo abra… Sólo me apenaba que se llevaba el móvil de uso en Perú, con todas las direcciones…

Salía ya del aparato cuando vienen un señor y una señorita corriendo. Traían mi maleta. Venían apurados y nerviosos. Pero no pidieron muchas disculpas por la molestia…

Largo, largo el vuelo de 12 horas sin noche. Aterrizaje puntual en Lima. Las maletas tardan mucho en aparecer. Ya no te hacen abrirlas en la aduana, pero sí pasan por cámaras. No llevaba nada sospechoso; el sospechoso podía ser yo, pero la policía no lo detectó.

Mucha alegría al descubrir que me esperaba Avelino y el taxista. Hacía frío en el ambiente. Pero sentía el calor de la amistad. ¡Cómo se agradece que te salgan a recibir! Eran las 6,30 de aquí. La 1,30 de la madrugada en Basauri.

Estoy muy contento y muy agradecido de estas semanas vividas entre hermanos, parientes, amigos y amigas. ¡Tengo tanto que agradecer! Un ESKERRIK ASKO! Y ¡MUCHAS GRACIAS! Traigo muchas personas grabadas en la cabeza y en el corazón. Las iré reproduciendo en momentos de oración. No voy a citar, que me alargaría demasiado. Cuando en algún lugar me participaban de alguna pena, se frenaban diciendo: “¿Para esto has venido? ¿Para oírnos llorar?” Sí, también para eso. Vuestras penas y alegrías, son también mías, y aunque a veces me quiten sueño, también me hacen rezar y me meten en una gran familia.

San Viator

Hoy es la fiesta de San Viator, 21 de octubre. Fecha que no olvidamos los viatores. No sabemos mucho de su vida real. Sí nos queda claro que fue fiel a su obispo San Justo en la Iglesia de Lyon, Francia.

Su historia se había olvidado, pero nuestro P. Fundador, Luis Querbes, al querer dar un Patrón a la Familia religiosa que quería fundar, desempolvó la memoria lionesa y acertó con la biografía de este “santito” que formaba a los catecúmenos, que participaba, como lector, en las funciones religiosas. Al P. Fundador le venía de perlas: él soñaba con catequistas-maestros-sacristanes.

Comunidad ViatorianaHoy, el Viator olvidado de Lyon suena por los cuatro continentes. Será fiesta solemne en Japón y Taiwán; en Costa de Marfil y Burkina Faso; en Francia, España e Italia; en Canadá y Estados Unidos; en Belice, Haití y Honduras; en Colombia, Perú, Bolivia y Chile.

Los Viatores del Hemisferio Norte no contamos con relevo. Nos vamos haciendo ancianos. Los renuevos hoy están en Haití, Burkina Faso y Costa de Marfil.

 La Cuaresma Peruana

Ya lo he reseñado otros años. Es el mes en el que todos los peruanos, en la Patria o en emigración, tienen un altar para el Cristo de los Milagros.

Hay que saltar siglos y llegar al siglo XVII. Si en el siglo anterior se hicieron barbaridades con los habitantes de estas tierras, la crueldad subió grados trayendo negros esclavos de las tribus de África

Señor de los MilagrosNo se sabe su nombre: fue un negro esclavo o hijo de esclavo, congoleño, el que pintó en el muro de su refugio esta imagen de Cristo en la Cruz. El Padre y el Espíritu le animan y sostienen, y María, la Madre, y la Magdalena lloran su dolor. Sería fuente de consuelo y fortaleza para aquellos maltratados y despreciados esclavos.

Cuando Lima sufrió un terrible terremoto, la pared donde estaba pintado el Cristo no se derrumbó. ¡Milagro! No se sabe quién fue el que traslado a un lienzo la imagen de la pared. Hoy esta imagen se conserva en un convento de Lima. Para mí es un lugar preferido para orar. Siempre está concurrido. No hay escenas. Sí, recogimiento y profundidad.

El viernes pasado, 18 de octubre, la Parroquia celebró con toda solemnidad esta fiesta entrañable. La gente fue llenando las gradas y centro del enorme coliseo (polideportivo) del Colegio Ntra. Sra de la Asunción. Yo pensaba que al ser viernes y ser la primera vez que se convocaba en el coliseo, no iría mucha gente. Me equivoqué del todo. El párroco me pidió que presidiera la eucaristía. ¿Sería por deferencia al más viejete de los curas? Fue una misa de mucho consuelo. No escribí el sermón, pero lo podría reproducir para quien estuviera interesado.

Luego vino una procesión de dos horas. Como muchas veces, no funcionó la bocina a pilas. La banda nos acompasaba el caminar. No era como en las procesiones de San Juan y de la Asunción, festivas y de cierto jolgorio. Había recogimiento, oración personal y también conversaciones íntimas.

Dos paradas significativas y algo largas fueron en el Hospital y en el Cuartel de la Policía Nacional. Que el Señor de los Milagros los haga para que los enfermos pobres tengan acceso a especialistas y a medicinas sin endeudarse para toda la vida; y en cuanto al cuartel, que se viva en más paz y seguridad, que el malhechor no quede impune.

El Himno en la segunda estrofa canta así:

“Con paso firme de buen cristiano
hagamos grande nuestro Perú.
Y unidos todos como una fuerza
te suplicamos nos des tu luz.

 Vivencias y noticias

  • Y me alegra los datos que leo sobre la acción de Cáritas que llega  distribuir, en este año, 276 millones de euros; que son hasta 70.000 los voluntarios que trabajan en los servicios. Con la crisis han aumentado en 6.000 los voluntarios. Triste, que unos 3 millones malviven con 307 euros al mes. Las demandas a Cáritas han crecido en un 250%.
  • Me llama el Director del Colegio: “Hay unas señoras que quieren vayas a bendecir a un bebito que ha muerto”.  Empecé a bajar la cuesta y me encuentro con las señoras que suben. Una de ellas trae un envoltorio. “Será su hijito” , me digo. ¡No! ¡Es el muertito! Que le dé una bendición. No, los que necesitan bendición son sus padres. “Vamos a su casa”. Mucha pobreza. La mamá, de 16 años, estaba reponiéndose de la cesárea que le habían tenido que hacer. Le abracé y rezamos todos juntos. Tengo que volver a visitarles.
  • Fue en la procesión del Señor de los Milagros. Se me acercó una niña como de 9 años, y me dice: “Padrecito, ¿usted ha unido parejas?. Tuvo que repetirme la pregunta. Entendí y, después de un ratito, le dije que sí. Al momento fue donde su mamá y le habló. La mamá no dijo nada. La criatura estará viviendo la y dura separación de los seres que más ama…

Dos renglones para deciros, de nuevo, a muchos, a muchos: “Que Dios os pague todo lo que me habéis ayudado y animado”.

  Josemari
Cutervo, 21 octubre de  2013
Galería | Esta entrada fue publicada en Clérigos de San Viator, Comunidad Viatoriana, Cutervo, Josemari Legarreta, Luis Querbes, Perú, San Viator, Viatores y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s