Noches de Luna Negra

Mosquitia (Honduras), viernes 11

Esta noche he soñado con payasos y delfines. Un sueño raro y alegre, un sueño cálido y curioso. Hacía meses que no soñaba tan intensamente.

Durante todo el día he estado ausente. Kavó me ha preguntado mil veces que es lo que me pasa; si le dijera que no lo sé, no le mentiría.

Una y otra vez vuelve a mi cabeza su imagen, en las tiendas, en los sueros, en la consulta de adultos, en el quirófano improvisado e ilegal, en las hojas de esta libreta, en la playa al atardecer, en el silencio roto por los rotores del helicóptero que se ha llevado bronca porque por poco arranca todos los vientos de las tiendas al aterrizar en el campo, en la sopa de pescado que nos hemos preparado para comer…

La imagen de una mujer que apenas conozco y quiero amar; de una mujer imposible y lejana distanciada por el destino y la distancia. Apenas unos días antes de llegar a este lado de la vida me propuse encerrarla en el lado oscuro de los recuerdos, para que no saliera de ahí si no era con mi permiso.

Es como cuando un alcohólico deja de beber, lo deja y punto y se miente prometiéndose que no va a caer más, y luego, a la primera de cambio, vuelve a caer y con más dureza. Me prometo que no voy a caer, porque me miento diciéndome que soy fuerte y todo eso que nos decimos los hombres cuando nuestras entrañas laten y necesitan que otros nos las desaten, y luego, cuando te cruzas en las escaleras o en la fotocopiadora o en la maquinita de café, te caes con todo el equipo y tu “ fuerza” se derrite como adolescente de colegio de curas con babero. 

Se lo cuento a Kavó y no me entiende. Que la solución es fácil y rápida: otra mujer y punto. Me sonrío y por un momento le tiraría con el portátil a la cabeza, pero posiblemente tenga la razón una vez más.

Me retiro a las escaleras para escribir una carta a ama y entregarla mañana al helicóptero que viene de La Ceiba, y en los cascos elijo a Chet Baker para que sea el testigo de esta noche compartida con un montón de estrellas a la que no ha acudido Venus, un cigarrillo sin encender y un miskito loco y filósofo que me habla de mujeres mientras prepara la sopa de pescado, mientras en los techos de la lona blanca de  las tiendas la luna cobija el sueño de 227 niños que luchan por simplemente…, vivir.

Publicado en Comunidad Viatoriana | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Noches de Luna Negra

Mosquitia (Honduras)jueves 10

No puedo quitarme de la cabeza la cara de Kavó al regresar ayer del recuento. Tampoco la imagen de él al dar una patada al aire y mi silencio siguiente y contundente. Creo que se ha ido para que no le viera llorar.

A veces me asusto de mi frialdad calculada y desconcertante. Tiene fiebre y creo que es dengue. Le dejo solo durante más de dos horas. Y me siento incomodo, y me siento un cabrón por no dejar lo que estoy haciendo y caminar donde está él.

Supongo, a veces mal, que todo el mundo tiene que ser como yo, al que le tienen que dejar solo, el que desaparece de la faz de la tierra hasta que se le pasa, y no consiente que lo “mimen” en esos momentos.

No aguanto más y con una taza de café, seguro que horrible, y un cigarrillo me acerco a él en silencio y sin decir nada. Le agarro de los hombros, agacha la cabeza, habla en miskito para que no lo entienda, y no le digo nada, solo le abrazo, y me doy cuenta que le saco la cabeza, le abrazo fuerte y por un momento le digo  que se deje derrumbar, que es normal, que eso nos pasa a todos más veces de lo que quisiéramos, que no es malo llorar cuando la ocasión lo provoca. Le digo que nos vayamos a dar un baño a la laguna que está apenas a diez pasos, me dice que vaya yo, y me meto en el agua negra y cálida, vigilando su cuerpo acodado en el container. Poco a poco se mete en el agua y comienza a nadar, nada mal y lo sabe, se aleja hasta que apenas se ve la espuma., después de un rato que se me hace enorme le veo regresar casi agotado.

Salimos y nos secamos con la noche. Solo una frase rompe el silencio angustioso. ¿Sabes? Nadas muy mal, no lo vuelvas hacer, y después de unos segundos de espera nos echamos a reír como dos niños pequeños que han hecho una travesura.

Publicado en Comunidad Viatoriana | Etiquetado , , , | Deja un comentario

25 de noviembre

Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

El día de hoy, junto a unas 60 mujeres de diferentes Comunidades del Municipio de Jutiapa, hemos conmemorado el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia de Género, que se conmemora cada año el 25 de noviembre. Hoy, adelantándonos a ese día, hemos compartido con todas, recordando muchas luchas que han hecho otras mujeres. También realizamos el lanzamiento de la Campaña «Soy Mujer, Vivir Sin Violencia es Mi Derecho» con el objetivo de lograr la prevención de la Violencia Doméstica, sensibilizar y promocionar la eliminación de la violencia contra las mujeres… Red de Mujeres (Jutiapa, Atlántida, Honduras).

Publicado en Comunidad Viatoriana, Jutiapa (Honduras), SERSO Honduras | Etiquetado , | Deja un comentario

25 de noviembre, pintemos el mundo de naranja

Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

Queremos expresar, también, nuestro apoyo a todas las mujeres de Jutiapa y a su trabajo desde la Red de Mujeres y el apoyo de SERSO Honduras. Un saludo para ustedes.

Celebración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer por la Red de Mujeres de Jutiapa
Publicado en Comunidad Viatoriana, Jutiapa (Honduras), SERSO Honduras, SERSO San Viator | Etiquetado , , | Deja un comentario

25 de noviembre, pintemos el mundo de naranja

Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

Publicado en Comunidad Viatoriana, San Viator, SERSO San Viator | Etiquetado | Deja un comentario