Adviento

Los enfermos, los parados, los desahuciados, los emigrantes, los sobrantes, los hambrientos de pan y de justicia, los sedientos de misericordia y de perdón, los que han visto amenazadas por el exceso del dolor la fe y la esperanza, ésos son humanidad para el Adviento, humanidad necesitada de Navidad, de que venga para ella con la justicia la paz, humanidad abierta al anuncio de la gran alegría que se llama Jesús.

Fuera de la pobreza no hay Adviento. Fuera de la pobreza no habrá Navidad.

Con lo cual queda dicho que, si no conozco por mi propia condición las angustias de los pobres, habré de conocerlas necesariamente por comunión con quienes las padecen. Es éste un gran misterio: si quiero comulgar con Cristo, si quiero desear su venida, si quiero abrirle las puertas de mi casa, tendré que abrirlas de par en par a los pobres, comulgar con ellos, y desear con ellos que ilumine nuestras vidas la luz de la Navidad.

Santiago Agrelo, arzobispo de Tánger
Esta entrada fue publicada en Comunidad Viatoriana y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.