Viator Web 67 – Michael Gosch c.s.v., Estados Unidos

Un Ministerio de acompañamiento a las y los inmigrantes

En 1865, tres Clérigos de San Viator canadienses llegaban a Bourbonnais Grove, Condado de Kankakee para trabajar con los inmigrantes franco-canadienses que se habían asentado allí. Hoy, 150 años más tarde, los Viatores de la región de Arlington Heights / Chicago y otros lugares siguen ejercitando este ministerio acompañando a inmigrantes detenidos o recientemente liberados por las autoridades federales americanas. Nos hemos asociado
al Comité Interreligioso en favor de inmigrantes detenidos.

Al aceptar la Carta de la Comunidad viatoriana con el compromiso de proclamar la Buena Nueva de Jesucristo, especialmente entre los jóvenes y los abandonados de nuestro mundo y de trabajar por la justicia social, más de 35 Viatores se han comprometido en este ministerio que se sitúa más allá de nuestros lugares tradicionales a través de prácticas innovadoras, únicas y diferentes (Provincia de Chicago – Plan de orientación).

Los Viatores de la región, laicos y religiosos, han acogido a inmigrantes, muchos de los cuales huían de las persecuciones que sufrían en su país de origen; los Viatores los acogen como hermanos y hermanas. De esta manera ellos testifican la dignidad de los y las
que buscan la seguridad en los Estados Unidos. Les ayudan de muchas maneras:

• estableciendo relaciones humanas basadas en la confianza mutua y el respeto;
• proporcionándoles asistencia básica: comida, ropa, productos de higiene y transporte a partir de su liberación del centro de detención del gobierno;
• Pagando el transporte en autobús para los que están condenados a la expulsión;
• proporcionando apoyo pastoral a los niños y adultos recluidos en cuatro prisiones;
• ofreciendo apoyo espiritual y humano a los que viven en el albergue Marie Joseph, generosamente apoyado financieramente por la Congregación;
• ofreciendo cursos de lengua y sesiones de información sobre las normas de inmigración con el programa pastoral para inmigrantes de la Parroquia San Viator;
• ofreciendo hospitalidad, a corto y largo plazo, en cuatro residencias viatorianas;
• proporcionando ropa, muebles, artículos para el hogar y dinero;
• efectuando presiones políticas ante los miembros del Congreso, a nivel estatal y federal, para conseguir que se aporten reformas en el tema de la inmigración;
• teniendo presente en nuestras oraciones diarias y en nuestra Eucaristía las necesidades de los inmigrantes;
• vigilando los procedimientos legales en el tribunal de inmigración de Chicago;
• ofreciendo cursos para aprender a conducir;
• rellenando formularios de impuestos.

El sentimiento anti-inmigrante tan frecuente hoy en día en nuestra sociedad, entre nosotros y en otros países, añade al miedo y a la inseguridad que sufren muchos inmigrantes a su llegada. La clave del ministerio que ofrecemos consiste en manifestarles que son bienvenidos.

Durante años, los Clérigos de San Viator han trabajado en escuelas, colegios, parroquias, hospitales, centros de retiro, y servicio militar. Hoy, laicos dotados y preparados han cogido el relevo, incluyendo en sus filas a varios Viatores asociados. Aquí se nos plantea una pregunta: nosotros, viatores religiosos, ¿cómo podemos mantenernos atentos a las personas que nos llaman desde los márgenes de la sociedad?

El Papa Francisco insiste enérgicamente: Prefiero una Iglesia accidentada, herida y sucia por haber salido fuera de la carretera a una Iglesia enferma de cerrazón y del confort de aferrarse a sus seguridades (Evangelii Gaudium) En una entrevista reciente, animó a la iglesia a encontrar nuevos caminos que le permitan salir de sí misma (América, 30 de septiembre de 2013).

A través del acompañamiento ofrecido a los inmigrantes, los Viatores, religiosos y asociados han sido tocados en el corazón ante el llamamiento del Papa Francisco.
Las razones para abandonar sus hogares y sus familias, y todas estos datos de acompañamiento que efectúan no son más que humildes experiencias que les motivan y les animan a seguir desbordando su zona de confort y a encontrar a Dios en todas estas personas que son consideradas sin ninguna importancia en nuestro mundo.

San Viator_Inmigrante expulsado

Viator Web 67Michael Gosch csv

Galería | Esta entrada fue publicada en Clérigos de San Viator, Comunidad Viatoriana, San Viator, Viator religioso, Viatores, Viatores asociados y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s