Mi testimonio vocacional:un Joven como tú (Fernando Pérez)

Centro de Orientación ViatorianaEste es un testimonio de un joven chileno recogido de la página web del Centro de Orientación Viatoriana de nuestros hermanos viatores chilenos. Un saludo desde este blog a todos ellos.

Yo desde que era muy pequeño fui muy cercano a la Iglesia, pero a medida que crecía y mis amigos me hacían cuestionar la existencia de Dios y por supuesto si yo estaba en lo correcto, esta fue la tónica desde sexto hasta primero medio aproximadamente. Luego hubo un quiebre en mi vida, un recreo en mi liceo, un alumno me invito a entrar a Juvi (Juventudes Vitorianas) un movimiento cristiano del LPSA, como tenía que hacer la preparación para mi confirmación y no me gustaba la catequesis de los sábados, decidí asistir aunque implicara quedarme los lunes hasta tarde.

En Juvi entre con uno de mis dos mejores amigos y veía como con el retiro de Sub Líderes (un campamento del movimiento JUVI) mi fe volvía a despertar y al mirar el rostro de Dios en una imagen del Sagrado Manto de Turín, sentía que me llamaba a algo, no sabía qué era, pero me motivó a seguir en esto. A medida que cursaba mi segundo medio seguía aumentando mi fe y luego me invitaron a acolitar en el mes de María, naturalmente dije que sí y ese fue el inicio de mi camino vocacional, en la eucaristía cuando veía al padre Claudio, me motivaba y me gustaba, aunque muchos se burlaran, así que decidí entrar a el grupo vocacional y así seguí hasta el verano de 2012, cuando realice el CEL (Campamento de Entrenamiento de Lideres) y mi fe estaba por los cielos. Terminada esta experiencia de 10 días estaba motivado como nunca antes con la fe y el padre nos invitó a misionar en Quilpué, aquí fue cuando mi gran duda vocacional se confirmó y me pregunte “¿Dios me llamará a ser sacerdote?”

En tercero medio me dediqué principalmente a seguir aportando en Juvi y por sobre todo vocacional no falté en todo el año y las jornadas no me las perdía por nada, el servicio en los retiros me ayudaba a comprender mejor a Dios y a vivir la experiencia comunitaria con mis compañeros de tercero medio en Juvi. Con el tiempo perdía vigencia en Juvi, pero nunca lo deje de lado y menos el grupo vocacional, aproximadamente en agosto de ese año sentía que Dios me llamaba profundamente a la vida religiosa y eso lo mantuve con el mes de María y con todo lo que hacía por Cristo.

El padre un día nos llamó y nos preguntó quién haría el discernimiento en cuarto que era el específico (ser laico o religioso) y en eso estoy ahora. Yo seguía con mi idea de la vida religiosa muy clara hasta que me enamoré hasta decir basta y entraron mis cuestionamientos, ¿Dios para que la puso en el camino? ¿Será una tentación?, lo claro es que tuve algo muy breve con ella pera hasta unos meses seguía muy enamorado y nunca dejé el vocacional, no falté a ninguna jornada ni reunión, para seguir ilustrando mi fe y saber a qué me llamaba Dios. Yo nunca mezclé mi relación con el llamado, pero si me hacía cuestionarme un poco y entendí que estar solo en este tiempo era lo mejor para mí. Este año he recibido mucha burlas e impedimentos de mi familia para seguir a Dios, pero yo me mantengo firme y valiente esperando tener claro en algún momento a qué me llama Dios, solo tengo dos cosas claras: estudiaré teología al egresar y que amo  a Dios y siento que me llama a servirlo de una manera distinta, aunque no me siento mediocre si descubro que me llama a la vida laical, ya que, descubriría la voluntad de Dios y eso me haría feliz, estoy tranquilo y sin parar mi formación con mucha lectura, oración y sacramentalidad para el día que el llamado esté claro, estar listo para tomarlo. Por supuesto que si llego a ser religioso, me gustaría ser de los Clérigos de San Viator, la congregación que siempre me gustó y la que me formó.

Le debo mucho en este camino a Dios, quien me ama y siempre me aclara la mente, a mi guía espiritual el padre Claudio Ríos, a los cinco días de desierto que pude meditar mi vocación, las misiones que fueron mi concreción del llamado y también a todos los que de una u otra manera me alientan o critican en esta búsqueda del llamado, todo sirve para ir dándose cuenta de cual la vocación en tu vida.

Fernando Pérez de la Rivera

Esta entrada fue publicada en Chile, Clérigos de San Viator, Viatores, vocaciones y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s